português   |   english   |   español
Login:
  
Búsqueda
 

Nueva Sociedad en el Sector de Catálisis (completa)

0/0/
por Daniela Lessa

  

Como consecuencia de la decisión de la petroquímica holandesa Akzo Nobel de fortalecer sus negocios en otras áreas, la empresa decidió descontinuar su participación en el sector de catalizadores en el mundo.

El 50% de las acciones de Fábrica Carioca de Catalisadores (FCC S.A.) que pertenecían a la empresa, ahora pertenecen a Albemarle Corporation.

La industria química norteamericana compró todas las unidades de la holandesa para ingresar en el sector de catalizadores para refino de petróleo. Con eso, se tornó socia de la Petrobras, que posee el otro 50% del control del capital de FCC S.A.

Albemarle realizó inversiones del orden de 625 millones de euros para adquirir el control del sector de catalizadores. Este nuevo negocio será llevado a sus clientes, que se concentran en más de cien países – el mercado mundial de catalizadores para refino de petróleo genera un ingreso anual superior a US$ 2 mil millones. Con la participación en la FCC, la norteamericana conquista el mercado sudamericano, que representa un volumen de ventas de 33 mil toneladas por año y ventas de US$ 70 millones. Solo las refinerías brasileñas consumen 28 mil toneladas de catalizadores por año. Las 4 mil toneladas restantes son vendidas en los mercados argentino, uruguayo, colombiano, peruano y cubano.

Para FCC S.A., el cambio societario y el aumento de producción le permiten la entrada en el mercado venezolano, con potencial de consumo de 7 mil toneladas por año. “Venezuela es nuestro nuevo reto”, admite el gerente de operaciones de FCC S.A., Cid Carvalho. Antes, en el acuerdo con Akzo, la empresa brasileña estaba restricta a la participación en el mercado sudamericano, excepto Venezuela e incluido el mercado cubano, en América Central.

Para atender al nuevo mercado, la empresa invierte en la ampliación de la capacidad de producción. Las inversiones previstas para 2004 y 2005 son del orden de US$ 40 millones y el objetivo es llegar a producir 45 mil toneladas de catalizadores por año. “En verdad, la inversión ya está siendo realizada, pero la mayor parte será dispuesta al final de este año y durante todo el año que viene”, informa Carvalho.

Juntas, Albemarle y FCC S.A. poseen el liderazgo mundial en la participación en el mercado de catalizadores para la industria de refino de petróleo. FCC S.A., considerada aisladamente, es líder en América del Sur y está presente en todos los países donde hay unidades de craqueo catalítico con un excelente posicionamiento de mercado. En este momento, la empresa espera el resultado de una licitación de la Repsol en Argentina para ampliar su cartera de clientes.

Los productos formulados para procesar residuos más pesados de hidrocarburos son el nicho de mercado de la empresa, que compite con gigantes de la industria química como las norteamericanas Grace y Engelhard y las asiáticas Sinopec (china) y CCIC (japonesa).

La alteración societaria influyó poco en el funcionamiento de FCC, que continúa con la misma estructura y, principalmente, con las mismas personas. Según el gerente de operaciones, el mayor beneficio de la nueva asociada será la integración de las áreas de investigación tecnológica de las dos empresas.

“Albemarle es reconocida en el mundo por su aporte a la innovación tecnológica y es líder en todas las áreas de la industria química en que actúa. Ella no tenía un área de catalizadores para refino de petróleo, y ahora la tiene”, se enorgullece.

FCC S.A. también es reconocida por sus actividades de investigación, que son realizadas en el Centro de Investigaciones de Petrobras (Cenpes), además de en otros dos centros en los Estados Unidos y en Holanda. Con la unión de Petrobras y Albemarle, FCC S.A. pasa a tener, en estos países, fábricas y oficinas técnicas y de representación, extendidas para Italia, Japón, España y Singapur.

 

Inovacción

La nueva tecnología Topaz, de catalizadores de alta accesibilidad, que permite el procesamiento de moléculas complejas de carbono, será adoptada por FCC S.A. ya en el próximo año. “Básicamente los nuevos catalizadores son estructuras cristalinas con espacios mayores para el paso y craqueo de una molécula gigante, que antes no tendría acceso al catalizador”, explica el ejecutivo, que además completa: “Como el paso inicial del catalizador es mayor, la molécula grande es quebrada en una primera fase y, después, ya reducida, pasa por espacios menores y va siendo descompuesta poco a poco”. La mayor ventaja de las nuevas tecnologías es la de permitir el procesamiento de mayor volumen de petróleo y de un petróleo más pesado.

Además de catalizadores de alta accesibilidad, FCC S.A. también produce una serie de aditivos con objetivos ambientales, como la línea Resolve, que tiene la función de disminuir la concentración de uno de los componentes más contaminantes en la gasolina: el azufre.

“La función del aditivo es alterar la capacidad del catalizador momentáneamente, permitiendo que la refinería controle cuáles derivados de petróleo quiere producir en mayor o menor cantidad y también influenciar en la calidad de estos derivados”, resume.

En cuanto a las formulaciones creadas para atender a las necesidades específicas de clientes, la empresa está en ritmo acelerado de cambios: cada 17 días crea una nueva formulación de catalizadores.

En el aspecto de gestión, la empresa también innovó y creó un servicio único de reposición automática de catalizadores, llamado de Total Catalyst Management (TCM). Por medio de este servicio, la fábrica monitorea las existencias de la refinería y envía nuevas cargas en función de la necesidad del cliente, que a su vez determina el volumen mínimo y máximo de existencias que desea.

A medida que este volumen disminuye, FCC S.A. recibe una señal a través del sistema de control que indica la necesidad de reposición. Una nueva carga es preparada y enviada al cliente junto con toda la documentación. El cliente, además, puede monitorear todo el movimiento logístico vía Internet. “Para el cliente, acaba siendo difícil cambiar de proveedor, porque sin este servicio él necesitaría controlar las existencias, emitir pedidos y realizar una serie de operaciones logísticas que hoy estamos haciendo nosotros”, destaca Cid Carvalho.

Paralelamente al monitoreo del silo de catalizador virgen, FCC también dispone un servicio complementario de retirada y destinación del catalizador de equilibrio (e-cat). El objetivo de la empresa es garantizar que los residuos tengan destinaciones correctas desde el punto de vista ambiental, tales como el reaprovechamiento en la industria de construcción civil. El catalizador de equilibrio tiene aplicación práctica como componente para argamasas y cemento.

  

Siguiendo la línea de innovaciones, el Polo Industrial de Santa Cruz, donde está localizada FCC, también abrigará un parque tecnológico. El objetivo de FCC S.A. es atraer empresas incubadas y propiciar mayor sinergia con instituciones de enseñanza e investigación. Según Cid Carvalho, FCC S.A. sería una demandante de tecnología, lo que fortalecería las instituciones de investigación, las empresas incubadas y la propia FCC. “Ya estamos en negociaciones con algunas universidades, sabemos que hay líneas de investigación relacionadas con nuestro negocio y las instituciones ya saben que somos mercado para algunas de sus ideas”, resume.

Además de transformar el Distrito Industrial de Santa Cruz en el aspecto tecnológico, FCC S.A. también atrajo empresas complementarias creando el Polo de Empresas Asociadas. Actualmente, las proveedoras de materias primas ya están instaladas en Santa Cruz, así como varias empresas de servicios de infraestructura, como transportes, restaurantes, papelerías, etc. Las empresas asociadas representan la generación de más empleos para la región y algunas de ellas surgieron de la iniciativa emprendedora de la comunidad local.

 

Responsabilidad social

El incentivo a la osadía y varias acciones de responsabilidad social también forman parte de la filosofía de FCC S.A., así como la preocupación con el desarrollo ambientalmente sostenible. La empresa posee los certificados OHSAS 18001, de seguridad y salud ocupacional, el ISO 14001, de medio ambiente, y el ISO 9001, referente a la calidad de productos y de gestión.

Desde 2001, el huerto forestal creado con el apoyo de la empresa ya suministró más de 8 mil plántulas y contribuyó a la reforestación de un área de 60 mil m². La idea es que el espacio venga a transformarse en una nueva alternativa de esparcimiento para los habitantes de la región. Paralelamente a la reforestación, la empresa también promueve la educación ambiental de la comunidad.

En 2003, la empresa comenzó un programa de apoyo técnico a los agricultores locales, incentivando la producción orgánica diversificada. El resultado fue la creación de una feria orgánica próxima a la fábrica, que atiende a la comunidad y a los funcionarios de la empresa. “El día de la feria, los productos son adquiridos en tiempo récord”, comenta Carvalho.

En el aspecto educacional, FCC S.A. ingresó en el programa de elevación de la escolaridad y va a iniciar el de inclusión digital. La empresa dispone de dos salas de clase, una de ellas equipada con computadoras, y ofrece clases para la enseñanza fundamental y media, e informática para funcionarios y para habitantes de la región.

Además de los proyectos que funcionan en la comunidad local, la empresa apoya otros en diversas áreas de la ciudad, como la creación de muebles de botellas PET, en la comunidad de Mangueira.

 

Fábrica Carioca de Catalisadores S.A.
Departamento de Marketing

www.fccsa.com.br
fccsa@fccsa.com.br

Fábrica Carioca de Catalisadores S.A., líder en el mercado de catalizadores de FCC en la América del Sur, es una compañia que crea, produce y entrega soluciones en catalizadores y aditivos para la industria de la refinación del petróleo.

FCC S.A. junta a dos gigantes mundiales de las áreas del petróleo y del producto petroquímico: Petrobras y Albemarle Corporation.

@2016 Fábrica Carioca de Catalisadores - Todos os direitos reservados